2014-10-30

 

María Emma Wills

“Para aportar a la construcción de la paz hay que contribuir a pensar nuevas formas de feminidad y masculinidad desde la democracia”

Mariaemma
Este mes Paz con Mujeres entrevistó a María Emma Wills, la única mujer  integrante de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas en Colombia, además, asesora del Centro de Memoria Histórica e investigadora con una amplia trayectoria en temas de participación política, conflicto armado y su impacto en la vida de las mujeres. Durante la entrevista, Paz con Mujeres quiso conversar con ella sobre diferentes temas, entre esos, su participación en la Comisión, su incursión en la academia y sobre el papel del feminismo en la construcción de la paz.

Sobre la comisión histórica

Paz con Mujeres (PCM): ¿Qué implicaciones políticas tiene para el país que sólo haya una mujer en la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas?

María Emma Wills (MEW): Envía un mensaje de alerta sobre la incapacidad a veces de las dos delegaciones, de tomarse en serio la mirada de género. Resalto también que las mujeres no somos las únicas que podemos tener esta mirada, yo tuve buenos profesores hombres en Texas que sabían de feminismo y eran absolutamente conscientes de estas discriminaciones. Pensar en clave de género supone no solo pensar en la presencia, también en términos de agenda política. El mensaje de exigir que se necesitan más mujeres en estos espacios, implica reconocer que las mujeres estamos produciendo contenidos académicos.

PCM: ¿Cuáles cree usted que fueron los criterios, que en su caso, se tuvieron en cuenta para elegirla como integrante de la Comisión?

MEW: Intuyo que tiene que ver con el trabajo en el Centro Nacional de Memoria Histórica, que ha hecho un trabajo de reconstrucción de memoria, de un relato interpretativo de la guerra. También creo que el artículo “Aprender a ser humano” me puso en el radar pues salió en la prensa y generó una reacción en bola de nieve, al reconocer el sufrimiento provocado por los diferentes grupos (menciono un poco menos los agentes de la Fuerza Pública y de los funcionarios públicos).

PCM: En los perfiles que La Silla Vacía hace de quienes conforman la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, la ubican como una persona de derecha. ¿Qué opinión le merece esa clasificación y por qué cree que la ven en ese lugar?

MEW: Ni idea cómo leerlo, realmente no sé quién me puso ahí. Primero pensé en ponerme brava, luego en alegrarme porque no me iban a amenazar. Creo que quizá la ubicación fue por la familia o por el apellido. Ante esto creo que hay que ver la Comisión como un colectivo y al poner esa división de izquierda-derecha me parece polarizante.

PCM: En el artículo “Aprender a ser humano” usted escribe sobre el papel del investigador en el trabajo de campo con víctimas del conflicto armado y sobre cómo definitivamente establecer distancias y fronteras con ellas se hace casi imposible. ¿Se verán abocados usted y sus compañeros de Comisión a otra situación en este informe?

MEW: Este artículo fue una catarsis que escribí años después de haber terminado el trabajo de campo con el Centro Nacional de Memoria Histórica. En el caso del informe de la Comisión, el mandato es realizar un informe en clave histórica que hable de los orígenes, de las condiciones de perdurabilidad (los engranajes de la guerra, entre esos el género), y el impacto sobre las víctimas y la sociedad en su conjunto. En este punto entran los testimonios de las víctimas en el que obviamente hay que darle una voz muy fuerte a las mujeres como víctimas y agentes de trasformación social.

PCM: ¿Cuál será su compromiso en el informe de la Comisión para evidenciar las barreras históricas de género y las múltiples violencias que han sufrido las mujeres en el marco del conflicto?

MEW: Mi compromiso es mostrar cómo en los engranajes de la guerra hay un elemento de género, cómo las organizaciones inculcan diferentes formas de ser guerrero, y cómo eso se traduce en distintos repertorios de violencia en hombres y mujeres. Es decir, quiero mostrar que la guerra no es sólo sobre la codicia o exclusión política, sino también un asunto de género y evidenciar cómo este se refleja en las víctimas y lo que han sufrido. Es importante además, resaltar la lucha de las mujeres para recuperar los cuerpos de sus hijos, para reclamar sus tierras. Esta es una oportunidad para comprender lo que entendemos por democracia y ciudadanía en el país.

PCM: En general ¿Cuáles considera que serán los retos de esta Comisión?

MEW: A pesar del poco tiempo, de que no es una comisión de la verdad y de que no es un archivo de derechos humanos, las narrativas que surjan de cada uno de nosotros tienen que estar sustentadas empíricamente. Debemos mostrar el andamiaje que está detrás de cada argumentación. Otro de los retos está en el rigor y la mirada contextual y desde la diversidad sobre los diferentes temas.

Sobre la academia y el feminismo

PCM: ¿Cómo fue su incursión en el mundo académico?

MEW: Hubo momentos, decisiones y algo de azar en mi recorrido por la academia. Por un lado, cuando me gradué de Ciencias Políticas en la Universidad de los Andes, con opción en economía, porque me parecía que cualquier esfuerzo para transformar el país pasaba por el poder político.  Por otro, durante la primera elección de alcaldes, me pidieron en la Universidad de los Andes que dictara un curso sobre ideas políticas, entonces asustadísima y pese a que éste no era mi campo y nunca había dictado clase, empecé y me encantó.

Años después, al regresar de Canadá en donde hice mi maestría en Ciencia Política (luego de decidir irme porque había sido amenazada y  me sentí un poco desamparada), me ofrecieron volver a los Andes en donde trabajé 3 años de medio tiempo, el otro medio quería dedicarlo a mi hija Camila.

Por otra parte, viví 3 años en Texas, allí como parte del doctorado en Estudios Latinoamericanos pude tomar diferentes cursos de antropología social, historia, ciencia política; podía armar lo que me gustaba. Al volver a Colombia, regresé a los Andes en donde empecé a trabajar tiempo completo. Luego estuve en el IEPRI trabajando temas de movimientos sociales, ciudadanía y género, de 1998 a 2004. Para mi tesis doctoral reflexioné sobre la inclusión y la participación de las mujeres en el campo político, mirando cómo los feminismos habían aportado un discurso a la agenda política y habían promovido una serie de derechos.

Otro elemento que muestra mi relación con la academia, fue la dirección que asumí en los Andes del Departamento de Ciencia Política, entre 2004 y 2007, allí publiqué mi libro  "Inclusión sin representación. La irrupción política de las mujeres en Colombia. 1970 a 2000".

PCM: Usted se define como feminista, ¿cómo se relaciona la academia colombiana con quienes se ubican desde esta corriente de pensamiento?

MEW: En el IEPRI fue fácil por los temas que desarrollaba. Allí no me sentí atada ni por tema, mirada o marco conceptual. Tuve totalidad de libertad para trabajar. No obstante, en general, durante mi trayectoria he notado que en las relaciones con los colegas hay lógicas de conversación que a veces son agresivas. Se pueden tener conversaciones académicas donde no destruyes al otro sino que lo interpelas constructivamente. Una conversación académica donde se ve una rivalidad explícita a mí me sobrepasa, no puedo pensar en código de rivalidad. Uno está en la academia para gozársela, para entender los problemas, hacen falta códigos de conversación amables, lo que no le quita la reflexividad o la crítica.

PCM: ¿Cuáles cree usted que podrían ser los aportes  del feminismo en este proceso de negociación y de construcción de paz?

MEW: Muchos, dirigidos a la transformación cultural. Yo sí creo que la teoría feminista es transformadora desde lo personal, es una transformación de la mirada.

Las instituciones armadas cuando se transforman en organizaciones con jerarquía, recursos, discursos, adoctrinamientos, adiestramientos corporales, cuando se vuelven estructuras armadas, inculcan nociones de masculinidad y feminidad. Las formas de violencia ejercida por los distintos actores armados sobre mujeres y hombres (y su orientación sexual), son diferentes, y visibilizar esto es una tarea. Para aportar a la construcción de la paz hay que aportar a pensar nuevas formas de feminidad y masculinidad desde la democracia, desde el respeto por el cuerpo, la voz ajena y por la agencia femenina. Eso lo tenemos que llevar nosotras a la Mesa. En la guerra se juegan recursos, reclamos políticos, pero también representaciones de género. Estamos en una oportunidad para reflexionar sobre estos temas en la guerra y en lo cotidiano. Se trata de pensarnos la sociedad desde lo democrático, esto es un problema de país, no es un problema solo de las mujeres.

PCM: Usted es coordinadora y relatora de varias de las investigaciones adelantadas por el "Grupo de Memoria Histórica", hoy "Centro de Memoria Histórica" y se le conocía por sus investigaciones sobre la participación política de las mujeres, ¿por qué ese giro  hacia el conflicto armado y sus  impactos  en las mujeres?

MEW: Porque en el 2007 el director del grupo de memoria histórica me llamó y me dijo si quería coordinar la línea de investigación sobre género y conflicto armado. No supe en lo que me metía y dije que sí. El tema era el papel de las mujeres como agentes de la historia. En esta investigación trabajamos con mujeres víctimas, otras vinculadas a los grupos armados y otras que hacen parte de la resistencia a la guerra, entendiendo las múltiples trayectorias que tienen. El producto fue la publicación Mujeres y guerra. Víctimas y resistentes en el Caribe colombiano.

Es así como María Emma Wills desde la experticia que le ha dado la academia, el trabajo con la gente y su trayectoria personal, deja diferentes elementos para reflexionar, entre esos, la necesidad de dialogar no en código de rivalidad sino en clave de construcción, la tarea de pensarse nuevas feminidades y masculinidades para la paz y de “aprender a ser humanos”.

Humanas-Fokus






Corporación Humanas Colombia

Carrera 7 Nro. 33 - 49 Oficinas 201

PBX (571) 805 06 57 Teléfono: (571) 288 03 64

www.humanas.org.co - humanas@humanas.org.co

Bogotá Colombia

Contáctenos

Nombres
Correo
Comentarios
Proyecto:Observar formar e informar para una paz con justicia de genero / Comité editorial: Adriana Benjumea, directora; María Adelaida Palacio, coordinadora jurídica; July Fajardo, coordinadora de investigaciones y Ximena Correal, comunicadora.
Copyright © 1999-2013 Intelligent Web Ver 8.3 All Work Solutions Ltda. Todos los Derechos Reservados - www.pazconmujeres.org