2014-06-24

 

Luz Dary, el valor del liderazgo

LuzDary2
“Mi papá siempre nos decía que la tierra era muy importante y que la riqueza que él nos iba a dejar era el agua y la tierra. Yo pensaba: ¿Eso para qué? ¡Mi papá está loco! Con el tiempo comprendí que por la tierra es que se mata, que por la tierra es que se pelea y que por la tierra es el conflicto que existe en Colombia”.


Con estas palabras Luz Dary Santiesteban recuerda cómo tomó conciencia de la cruda realidad que le rodeaba. Desde muy temprana edad, esta chocoana, valiente y luchadora, se dio cuenta de los problemas de su comunidad y decidió adoptar un papel activo para intentar cambiar su realidad y la de los suyos. Su liderazgo se empezó a gestar siendo niña. “Nací con eso puesto -asegura- porque me gustaba más aprender la ideología del hombre porque yo ya sabía cómo pensaba la mujer”. Reconoce sin pena alguna que le gustaba mandar y que le obedecieran; que le gustaba tener plata para prestar y así obtener beneficios.


La lucha por la tierra de la que le advertía su padre se convirtió en una realidad. La violencia forzó la salida de Luz Dary de Juradó, en el Chocó. Buscando un nuevo hogar que mantuviera ciertos nexos con sus orígenes, llegó a la comunidad bonaverense de San Francisco, en el departamento del Valle del Cauca. Allí lideró una exitosa movilización para conseguir acceso al agua potable pero, necesitada de un terreno donde sembrar, finalmente se estableció en la comunidad de La Gloria, zona rural de Buenaventura, de la que se enamoró al instante, “Al llegar vi a esos negritos y me gustó ese panorama, esa naturaleza tan virgen. Me dije: aquí hay que hacer muchas cosas, aquí es donde Dios quiere que yo llegue”. En tan solo 15 días, Luz Dary ya tenía en pie su casa de madera y empezó a comprometerse con los problemas de La Gloria. Gracias a su decisión y liderazgo innato, sus vecinos decidieron nombrarla vicepresidenta de la Junta de Acción Comunal. “¡Ay Dios mío, tremendo dolor de cabeza!”, recuerda entre risas.  


La llegada de los paramilitares del Bloque Calima a La Gloria en el año 2000 trasformó la vida de los vecinos de la comunidad en una pesadilla. “Convirtieron ese territorio en fosas comunes, en desapariciones, en descuartizamientos... Y uno  a veces queda como testigo ocular en medio de todo eso y, sin querer, pone su vida y la de sus hijos en riesgo”. Su liderazgo ubicó  a Luz Dary y a su familia en el punto de mira de los paramilitares. Sus peores temores se hicieron realidad tan solo tres meses después del desembarco paramilitar. “¿Está la vicepresidenta? Es que necesitamos un terreno- me dijeron tras llamar a la puerta de mi casa - Les dije que fueran a ver al presidente porque yo no podía entregar terrenos. Al rato vi que uno tenía encañonada a mi hija y otro al niño. Me quedé mirándoles y pensé: si salgo me matan a la niña. Entonces me dijeron: Usted defiende mucho a esta comunidad, es la que lidera y conocemos todo lo que hace. Ahora, ¿cómo va a proteger a sus hijos? Después me cogieron e hicieron conmigo todo lo que les dio la perra gana. Sentí que la mierda tenía más valor que yo en ese momento”.


Resistir permaneciendo


Haciendo gala de su fortaleza y del férreo compromiso con su comunidad, Luz Dary decidió seguir adelante, seguir luchando, resistir permaneciendo. “Me dije: ahí donde me hicieron tanto mal, yo les voy a devolver bien a la gente con sabiduría y entendimiento. Allí viví las peores masacres, las peores cosas, pero también aprendí a no tener más miedo de la gente, a no dejarme pisotear más nunca y a no permitir que nadie me jodiera más la vida”.


protagonistas
Luz Dary pasó a formar parte de la organización Madres por la Vida, pero guardó silencio sobre lo sufrido a manos de los paramilitares. Tardó nueve años en ser capaz de contar que era una víctima de la violencia sexual. “Entonces a una de mis amigas le mataron al hijo a sus pies, lo vio caer. Eso me dio fuerza para decir a las mujeres; aquí está mi hombro para que llores y te puedas levantar, para ponerme en el zapato de ella y a ella prestarle mi zapato. Y así fuimos armando la organización de Madres por la Vida para recuperar nuestra historia a través de lo que es el duelo, el acompañamiento, la acogida y la solidaridad. También hacemos parte de la red Mariposas donde hablamos de la violencia de género y trabajamos en las calles para llegar a la puerta de esa mujer que hoy en día no puede hablar y decirle: usted se puede levantar, usted lo que no puede hacer es seguir permitiendo que la pisoteen porque usted es una mujer que vale mucho”.


Para esta valiente lideresa, la paz en Colombia pasa por reconstruir y contar una verdad completa sobre lo sucedido en el país. “Hay que contar toda la verdad; la de los autores intelectuales no solo la de los mediadores. Esa es la verdad que necesita Colombia: una verdad para sanar las heridas que hoy en día tenemos porque en Colombia no cabe más dolor de tantas heridas abiertas y de tantos corazones partidos que hay”.


El conflicto armado ha golpeado duro a Luz Dary. Sin embargo, ha logrado superar el dolor y sigue trabajando sin descanso para que las nuevas generaciones puedan conocer un país en paz. “Lo más importante que me falta por hacer es crear y seguir creando más conciencia en la nueva juventud hasta llegar a la Colombia que soñamos. Eso es recuperar y hacer paz. Con una convivencia como debe ser, conociéndonos como seres humanos que somos. Eso parte del perdón; que yo me pueda perdonar y me pueda amar para mirar a ese otro, no como mi enemigo, sino como mi hermano”, concluye.

para-web






Corporación Humanas Colombia

Carrera 7 Nro. 33 - 49 Oficinas 201

PBX (571) 805 06 57 Teléfono: (571) 288 03 64

www.humanas.org.co - humanas@humanas.org.co

Bogotá Colombia

Contáctenos

Nombres
Correo
Comentarios
Proyecto:Observar formar e informar para una paz con justicia de genero / Comité editorial: Adriana Benjumea, directora; María Adelaida Palacio, coordinadora jurídica; July Fajardo, coordinadora de investigaciones y Ximena Correal, comunicadora.
Copyright © 1999-2013 Intelligent Web Ver 8.3 All Work Solutions Ltda. Todos los Derechos Reservados - www.pazconmujeres.org