2016-05-12

 

Colombianas integran el grupo de nominaciones al Nobel de Paz

protagoistas_g
Este año el Comité Noruego nominó al Premio Nobel de Paz a Luz Marina Bernal, Constanza Turbay, Jineth Bedoya, Leyner Palacios y José Antequera, así comoal presidente Juan Manuel Santos, y al máximo comandante de las FARC-EP, Rodrigo Londoño Echeverry, alias ‘Timochenko’.


Dentro de este grupo, las primeras cinco personas son víctimas emblemáticas del conflicto armado en el país; ejecuciones extrajudiciales, violencia sexual, atentado, homicidio, homicidio en el marco del exterminio de la Unión Patriótica y secuestro, son algunas de las victimizaciones que han enfrentado.


El Premio Nobel se otorga desde 1901 como reconocimiento a personas o grupos que trabajan por la fraternidad de las naciones y la promoción de procesos de paz. El premio hasta 2015 ha sido entregado a 26 organizaciones y 103 personas, de éstas tan sólo 16 han sido mujeres, pese a los reconocidos esfuerzos de ellas por la construcción de paz en el marco de múltiples guerras y conflictos. Paz con Mujeres reconoce como importante la nominación de tres colombianas. Sus luchas son muestra clara del esfuerzo, la constancia y la creatividad de las mujeres para aportar a la paz y exigir la no repetición de los hechos.


¿Quiénes son las nominadas?

Luz Marina, Constanza y Jineth son tres mujeres que por diferentes violaciones a sus derechos humanos y los de sus familias integran hoy el grupo de víctimas del conflicto armado colombiano. Su lucha por la verdad y la justiciales ha implicado el desarrollo de acciones jurídicas y políticas nacionales e internacionales; no se ha tratado solo de obtener justicia para cada uno de sus casos, sino de exigir que lo que a ellas y a sus familias les ha sucedido no se repita. Las tres hicieron partede las delegaciones de víctimas que viajaron en 2014 a La Habana para exponer sus demandas y propuestasen la Mesa de Negociaciones entre el gobierno de Colombia y las FARC-EP.


Jineth Bedoya
es una reconocida periodista defensora de los derechos humanos de las mujeres. El 25 de mayo del 2000 fue secuestrada, torturada y violada por alias “El Panadero” y dos paramilitares más.Años después de hacer públicos estos delitos e iniciar el proceso judicial respectivo, emprendió su lucha por visibilizar y denunciar la violencia sexual contra las mujeresen el marco del conflicto armado. Apoyó la aprobaciónde la Ley 1719 de 2014, “por la cual se adoptan medidas para garantizar el acceso a la justicia de las víctimas de violencia sexual, en especial la violencia sexual con ocasión del conflicto armado”. Ha sido reconocida además, porque desde su papel como periodista ha visibilizado la problemática del paramilitarismo en el país, lo que le ha traído amenazas a lo largo de su trabajo profesional. Ha recibido varios premios por su trayectoria como periodista y como defensora de derechos humanos.


Luz Marina Bernal 
hace parte de un grupo de 16 mujeres cuyos hijos,entre septiembre del año 2007 y agosto del 2008, fueron desparecidos en el municipio de Soacha, y posteriormentetorturados por miembros de la Brigada 15 Móvil del Ejército Nacional, enterrados en fosas comunes y presentados como guerrilleros muertos en combate en Ocaña, Norte de Santander. Desde ese momento Luz Marina emprendióacciones por la verdad,para que el caso de su hijo Fair Leonardo Porras (quien tenía una discapacidad cognitiva), no quedara en la impunidad. Si bien este casoya tuvo una sentencia que fue precedente al reconocer los falsos positivos como delito de lesa humanidad, Luz Marina sigue visibilizando y trabajando para que crímenes como la desaparición forzada y las ejecuciones extrajudiciales nose repitan.


Por su parte,Constanza Turbay es la única sobreviviente de la familia política Turbay Cote en Caquetá.Su hermano Rodrigo, representante a la Cámara, fue secuestrado por las FARC-EP el 16 de junio de 1995, murió durante el cautiverio. El 29 de diciembre del 2000la columna Teófilo Forero asesinó a su mamá, Inés Cote y a Diego su otro hermano,presidente de la Comisión de Paz de la Cámara en ese momento. Desde entonces ella emprendió el caminopor la verdad, por hacer memoria de sus familiares, por visibilizar el conflicto que se viven en el Caquetá y por aportar a la paz en el país.


La nominación de estas mujeres constituye un reconocimiento a su lucha, a la lucha de miles de víctimas que desde los diferentes territorios le apuestan a la paz y a la lucha de miles de mujeres que han hecho del dolor un motivo para transformar la sociedad.


Paz con Mujeres conversó con Luz Marina Bernal y Jineth Bedoya a fin deconocer los alcances y la importancia de esta nominaciónen sus procesos de resistencia y justicia.


Paz con Mujeres:
Para ustedes, ¿Qué significa esta nominación?


Jineth Bedoya:
Yo lo he tomado con mucha distancia porque creo que llegar al punto de esto es el resultado de haber hecho un trabajo de muchísimos años, no quiero decir que no lo haya hecho, llevo muchos años trabajando el tema específico de reivindicación de derechos de las mujeres y sobre todo en el tema de violencia sexual. Digo que lo he tomado con mucha distancia para no dejarme cegar un poco porque creo que hay muchas cosas que hacer…la nominación es simplemente un combustible.


Luz Marina Bernal:
La nominación para nosotras fue sorpresiva a pesar de que nuestro trabajo ha sido fundamental para el país, sobre todo para nosotras las mujeres, para las que estamos liderando el proceso de paz. La idea de nosotras es destejer una guerra que lleva muchos años afectando a muchas familias y empezar a tejer una paz digna y verdadera no solamente por nosotras sino también por las generaciones que vienen.


Paz con Mujeres:
¿Qué aporta la nominación al proceso de paz con las FARC-EP?


Jineth Bedoya:
Puede aportar mucho. Yo creo que a cada uno de nosotros y a cada uno de los sectores que están mencionados en la postulación al nobel, pone una responsabilidad de cara al país…En mi caso, en la mesa yo senté una posición muy clara frente al tema de violencia sexual que hasta ese momento no se había tocado y no se tocó, lo puedo decir con conocimiento de causa y además haciendo un análisis de todo lo que pasó con las 60 víctimas que estuvimos allá y es que yo decidí asumir unas banderas en el tema no solamente para un sector, no solamente para las víctimas del paramilitarismo o para las víctimas de agentes de Estado sino en conjunto, reclamar por las mujeres víctimas sin importar quién sea el victimario; pero también represento lo que ha sido la violación a la libertad de prensa en Colombia durante todo el conflicto armado y tengo esa dualidad, por los dos sectores he hablado…


Luz Marina Bernal:
Creo que la nominación llegó en buena hora porque nos da la columna fundamental para seguir luchando por este proceso de paz que ha dejado mucho dolor, tristeza, violación sexual para mujeres para niñas, niños y adolescentes, desaparición forzada, tortura, genocidio, reclutamiento de menores, trata de personas, desplazamiento… y yo sí creo que si es posible que realmente ganemos ese premio, es como el inicio de una lucha más fuerte para poder seguir reclamando esos derechos que por ley nos corresponde…el proceso de paz lo tenemos que empezar a tejer desde las víctimas pero el compromiso debería ser para todo el país, incluso para los estratos altos…


Paz con Mujeres:
¿Cuál es la paz por la que están luchando?


Luz Marina Bernal:
La paz por la que estoy trabajando es una paz con verdad, una paz con justicia social, una paz con memoria, porque nos han querido arrebatar la memoria de todas formas. Nos han querido quitar la exigencia, nos han querido invisibilizar…que no sea una paz impuesta solamente por dos partes sino una paz de lucha, de dignidad, de reconocimiento y sobre todo de respeto…es empezar a abonar un camino para que nuestros nietos y bisnietos tengan la oportunidad de andar tranquilos y sin temores ya que aquí nos han quitado hasta el derecho de expresión.


Jineth Bedoya:
Uno no puede sectorizar la paz porque sería ilógico y lo critico todos los días. Nosotros salimos a hablar de la paz del país sin ni siquiera saber qué es la paz, estamos satanizando y prostituyendo el término paz, todo el mundo habla de paz pero qué es eso…el concepto de paz que va mucho más allá de la firma de un acuerdo, está ligado directamente de mi compromiso como ciudadano y para que en Colombia tengamos la dimensión y el compromiso del ciudadano nos faltan por lo menos dos generaciones…yo estoy tratando de hacer ciudadanía para lograr que por lo menos en mi entorno haya buena comunicación, armonía, tolerancia, que aprendamos a respetar, a perdonar si es que eso se puede aprender, que aprendamos en el caso de las mujeres sobrevivientes de violencia sexual, a transformar el dolor.


Paz con Mujeres:
¿Cuál ha sido el papel de los medios de comunicación y cuál debería ser luego de la firma del acuerdo?


Jineth Bedoya:
El papel que hemos jugado los medios ha sido de unas falencias inmensas, a pesar de que no exista esa autorreflexión, los medios de comunicación tenemos una deuda histórica con el país en el cubrimiento del conflicto pero sobre todo en el cubrimiento de la paz... A diferencia del proceso que vivimos en el Caguán, los medios son más mesurados ahora pero sigue faltando la reconstrucción de verdad y memoria. Eso es lo que deberíamos pensarnos para un posconflicto con las FARC, ¿cómo vamos a ser capaces de contarle a este país todo el tema de verdad y de memoria?


Paz con Mujeres:
¿Qué hace falta? ¿Qué es fundamental hacer luego de la firma del acuerdo entre el Gobierno colombiano y las FARC-EP?


Luz Marina Bernal:
Hace falta todo, la verdad, la dignidad, el reconocimiento, el trabajo real, que sean tenidos en cuenta los aportes que las víctimas a lo largo y ancho del país han puesto sobre la mesa para que realmente se reconozcan sus derechos…que haya el respeto a la vida, educación, salud, un techo digno y sobre todo un reconocimiento humanitario para todas las víctimas del país.


Jineth Bedoya:
Hace falta casi todo, decir todo es desconocer los pasos que hemos dado. El movimiento de mujeres en Colombia lleva muchas décadas tratando de reivindicar los derechos de las mujeres en Colombia, y les agradecemos que hayan sido nuestra voz durante tantos años pero hoy las víctimas ya tenemos voz y ya podemos hablar por nosotras…es de los primeros pasos que hay que dar, entender que las víctimas ya empiezan a ser empoderadas, que hay que dejarles ese espacio…


El tema del paramilitarismo creo que está en el ADN de un sector muy grueso de la sociedad…ahí hay otra tarea muy importante, creo que realmente ese va a ser el reto en el posconflicto, las bandas criminales se le salieron de las manos al Estado y si no se encuentra una solución pronta y una solución en todos los sentidos se nos va a convertir en otro lío mayor, que ya lo es en muchas zonas del país.


Paz con Mujeres considera como emblemática esta nominación, al hacer parte del necesario reconocimiento a las mujeres víctimas, sobrevivientes y defensoras de derechos humanos, que como Jineth, Luz Marinay Constanza, siguen construyendo y aportando a la paz desde diversos lugares del país y del mundo.

para-web






Corporación Humanas Colombia

Carrera 7 Nro. 33 - 49 Oficinas 201

PBX (571) 805 06 57 Teléfono: (571) 288 03 64

www.humanas.org.co - humanas@humanas.org.co

Bogotá Colombia

Contáctenos

Nombres
Correo
Comentarios
Proyecto:Observar formar e informar para una paz con justicia de genero / Comité editorial: Adriana Benjumea, directora; María Adelaida Palacio, coordinadora jurídica; July Fajardo, coordinadora de investigaciones y Ximena Correal, comunicadora.
Copyright © 1999-2013 Intelligent Web Ver 8.3 All Work Solutions Ltda. Todos los Derechos Reservados - www.pazconmujeres.org