2013-10-02

 

“Somos un país pequeño compitiendo en condiciones altamente desiguales con el país más poderoso del mundo”

pioneras
Las imágenes grabadas por campesinos de Campoalegre y proyectadas en un foro por la soberanía alimentaria, celebrado en Bogotá en febrero de 2012, fueron el germen de un documental con nombre de resolución; 9.70. Detrás de esta producción que ha removido conciencias, una mujer, la documentalista colombiana afincada en Argentina, Victoria Solano.


Victoria asistió a este foro y fue una de las personas sorprendidas por unas imágenes en las que se puede ver la llegada de funcionarios del Instituto Colombiano Agropecuario (ICA) a este municipio del suroccidente del país. Acompañados por la policía, y en representación del Estado colombiano,  proceden a la destrucción de 70 toneladas de arroz mezclándolo con basura.


“Las imágenes, que hoy hacen parte del documental, fueron muy duras y me llevaron a empezar la investigación. Luego la investigación se convirtió en documental. Lo primero que encontré fueron las actas de decomiso del ICA y la misma nota que publica el ICA en su página oficial, donde por primera vez encuentro el concepto de semillas ilegales. Después hay conceptos como semillas no certificadas y todo esto me lleva a un solo punto: la Resolución 970”, recuerda Victoria.


El documental, de 43 minutos de duración, arranca con la cobertura mediática de los prolegómenos de la firma del Tratado de Libre Comercio (TLC) con Estados Unidos en 2012. En las crónicas de la época, abundan palabras como progreso, empleo, prosperidad o crecimiento. La Resolución 970 se inscribe en este acuerdo que ha asfixiado, aún más, al campesinado colombiano convirtiendo la fuente de vida, las semillas, en un lucrativo negocio para varias empresas estadounidenses. 


pionerascuatro
“Antes de la 970 ya existían resoluciones que reglamentaban el uso de la semilla en Colombia pero eran mucho menos restrictivas. Desde la 970, por ejemplo, sólo pueden hacer reserva de cosecha los campesinos que tengan menos de 5 hectáreas, siempre y cuando no lo hagan con fines comerciales. En términos generales se endurece la protección a los objetores vegetales1 limitando la posibilidad de los campesinos de guardar y producir su propia semilla y se obliga a tener que usar semilla certificada. Las semillas certificadas son semillas producidas bajo unos estándares que el ICA establece. Una vez son certificadas entran a un régimen de obtentores, en el cual se protegen los derechos de quien las produce con un sistema muy parecido al de propiedad intelectual”, explica Victoria Solano.


Toda persona natural o jurídica puede certificar una semilla, pero los estándares son tan específicos y exigentes que, en la práctica, están dejando fuera a los campesinos colombianos. “Hace una semana entrevisté a un campesino que está produciendo una semilla de papa que ha sido súper exitosa y que se extiende rápidamente por toda Colombia por su buena calidad. Ese campesino lleva años haciendo trámites para lograr patentarla y no ha sido posible. No ha recibido ningún acompañamiento técnico del ICA”.


La vida no se debe patentar


La semilla de este documental fueron las imágenes grabadas por los campesinos de Campoalegre y hasta allí se fueron Victoria y su equipo, cámara en mano. “Cuando llegué a Campoalegre ya había pasado un año del decomiso. La gente había perdido las esperanzas de una reparación, pero no habían olvidado lo que había pasado. La mayoría tenía guardadas las facturas, las actas, los documentos que presentaron al ICA en su momento, las fotos, los análisis del laboratorio a su arroz… La sensación general era de impotencia, creo que por eso tenían tantas ganas de contarme su historia porque lo único que podían hacer era contar lo que les había pasado. Otros tenían susto de hablar porque no sabían si eso podía tener consecuencias judiciales. Aun así, lo que prima en un pueblo como Campoalegre es la alegría y la hospitalidad. Nos recibieron muy bien y nos abrieron las puertas de su casa siempre con una sonrisa”, recuerda la documentalista.


La Resolución 970 está rompiendo prácticas ancestrales con las cuales los campesinos e indígenas se aseguraban la próxima cosecha reservando las mejores semillas, comprándolas e intercambiándolas con vecinos. “La semilla es algo muy importante para las culturas indígenas porque saben que de ahí proviene la vida. Manejar, producir y multiplicar las semillas es la manera en la que estas comunidades pueden ser autosuficientes. Hasta el momento no se han hecho decomisos en comunidades indígenas pero, si la resolución toma fuerza, podría aplicarse a ellos y a sus comunidades pues la primera versión de la resolución no eximía específicamente a la semilla nativa de la reglamentación. Ellos parten del principio de que la vida no se debe patentar”.


pionerasdos
Las personas entrevistadas en el documental denuncian con insistencia que los funcionarios del ICA y la policía desembarcaron en Campoalegre sin que nadie les hubiera informado previamente del contenido de la Resolución 970.  “La socialización marca una diferencia muy importante en el procedimiento. Primero porque hubo un cambio de regulación significativa que los campesinos desconocían y quien se la tenía que dar a conocer era el ICA. Segundo porque el espíritu de un organismo como el ICA debería ser la capacitación, la consulta y la investigación, antes que la aplicación de una resolución no socializada en compañía de la fuerza pública. A pesar de que en el momento de la entrevista el funcionario departamental del ICA dijo que se había hecho socialización en Campoalegre, luego la directora de la institución, en una entrevista para el diario El Espectador, aceptó que la socialización no se había hecho en esta localidad. Campoalegre es el quinto municipio más importante del departamento del Huila. De hecho es conocido como la capital arrocera del Huila, es decir, que si no se consultó en Campoalegre tampoco se socializó en muchísimos otros lugares”, denuncia esta documentalista.


Con la 970 las semillas se privatizan y quienes no cumplan la normativa son tratados como criminales. Siguiendo esta lógica, la base del alimento pasa a ser destruido si se reproduce “ilegalmente” como se hace con Cd’s o Dvd’s piratas. “La resolución no es una norma aislada, se desarrolla en un marco jurídico. En este caso es el convenio internacional UPOV 912; un sistema de registro que permite privatizar las semillas, con normas muy similares a las de las patentes. Sabemos que existe un dueño de los derechos de autor que en este caso se llama obtentor vegetal o empresas semilleras. Un producto sobre el cual se tienen los derechos de reproducción, que en este caso es la semilla, y una persona que las reproduce sin permiso, es decir un pirata, en este caso los campesinos. Llevar los conceptos de la propiedad intelectual a la semilla termina criminalizando el acto esencial de la agricultura: producir, reproducir y usar semillas para la próxima siembra. A los dueños de los secadores, el lugar donde se encontraba almacenado el arroz,  se les iniciaron procesos por violación a registros y patentes”.


Cantos de sirena


En Colombia las promesas de desarrollo, empleo y prosperidad se han quedado reducidos a cantos de sirena. Así lo demuestra el balance del año transcurrido desde la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos. “En el primer año de implementación del TLC pararon los arroceros, los cafeteros, los paperos, los cacaoteros y los transportadores entre otros. Al final se convirtió en un gran paro nacional agrario como el que no había hace años en el país. Al final el gran paro nacional fue dividido en mesas regionales de negociación; unas ya llegaron a acuerdos y otras aún siguen en paro. Si lo ponemos en términos de cifras, según el mismo Gobierno colombiano, Estados Unidos aumentó sus exportaciones a Colombia en un 20% y Colombia las suyas apenas en un 3,4%. Las importaciones de productos agrícolas producidos en Estados Unidos han subido en un 62%. En Colombia se paga el combustible y los insumos más caros de la región y tenemos una infraestructura vial completamente desgastada. Me parece que no es difícil sacar conclusiones con esos datos. Somos un país pequeño compitiendo en condiciones altamente desiguales con el país más poderoso del mundo”, denuncia Victoria Solano.


Recientemente, Colombia ha vivido un paro agrario de grandes proporciones en el que el rechazo a los Tratados de Libre Comercio han llenado pancartas. Las reclamaciones de los campesinos han sido respaldadas por miles de personas en las grandes ciudades llegando hasta la capital, Bogotá. “Hoy en Colombia hay una enorme necesidad de que exista una legislación que proteja y respalde al campo colombiano, que lo haga viable económicamente. Nuestros campesinos se quejan porque hoy están produciendo casi todos los productos perdiendo dinero. El oficio de campesino debe volver a ser rentable en el país. Somos un país de vocación enteramente agrícola y esto se debe fortalecer. Creo que en Colombia todos somos campesinos. Todos venimos de familia campesina y en este paro esa identificación hizo que la clase media de las ciudades se uniera al campo. Eso fue lo mejor que dejó el paro, reconocernos como un sólo país a través de la lucha campesina”.


Actualmente la Resolución 970 permanece congelada y está incluida en las mesas técnicas de acuerdos con los campesinos para que sea re-escrita. Victoria Solano resume así las reacciones que ha generado su documental. “Las reacciones positivas vinieron de la gente y de los campesinos que incluyeron la lucha contra la 970 en sus banderas. La identificación de los campesinos que descargaban y proyectaban el documental en los pueblitos de Colombia, de la gente que cantaba en las plazas "la semilla no se patenta" y algunos periodistas que abrieron el debate sobre las semillas que planteaba el documental. El apoyo de la gente fue muy importante en este proceso porque además nosotros llegamos a los medios por la agenda que impusieron nuestros espectadores y no al revés. Además la enseñanza de que sí nos podemos unir en un objetivo común e impactar en las resoluciones o leyes con las que no estamos de acuerdo. Lo negativo ha sido la reacción del ICA que, en un primer momento, trató de desmentir el documental, luego pidió rectificación amenazándonos con llevarnos a juicio e intentó censurarnos de muchas maneras. Pero finalmente no pudo hacer nada por la presión de la gente, el debate que se armó y las exigencias de los campesinos lograron que el mismo gobierno congelara la resolución y que hoy se esté re-escribiendo. A pesar de que considero que esto es un gran logro y que además fue la estocada final para legitimar el documental, me parece que el ICA y otros organismos del Estado deben estar más abiertos al debate ciudadano y democrático. Funcionarios del ICA llegaron a decir a los medios de comunicación que yo tenía intereses oscuros, algo completamente falso e incomprobable. El documental 9.70 solo es un ejercicio ciudadano en el que se demanda una ley. Ejerciendo mi derecho como ciudadana, lo hago con las herramientas que mi profesión me ha dado; la comunicación audiovisual. Además es algo que voy a seguir haciendo”.


Victoria Solano y el equipo de su productora Clementina Producciones ya están manos a la obra. Trabajan en una versión ampliada del documental que llevará el título Efecto 9.70. “He aprendido que los campesinos y campesinas, son personas muy trabajadoras y muy nobles. Además tienen algo que yo llamo la verdad irrefutable. Los campesinos suelen darte argumentos que se basan en el sentido común, en principios como la vida o el respeto, y sus verdades son tan simples que suelen desarmarte. Tienen la palabra precisa”, destaca Victoria.

Ver documental 9.70

___________________

1 Derechos de Obtentor de Variedades Vegetales: "Es el derecho exclusivo que se otorga a quien desarrolla y termina una nueva variedad para su explotación.  es una forma de propiedad intelectual como lo son tambien las patentes, los derechos de autor, las marcas y los dibujos y diseños industriales." (ICA, http://www.ica.gov.co/Areas/Agricola/Servicios/Derechos-de-Obtentores-de-Variedades-y-Produccion-.aspx).

2 UPOV: Unión Internacional para la Protección de las Obtenciones Vegetales.

*Fotografías extraídas del documental 9.70

para-web






Corporación Humanas Colombia

Carrera 7 Nro. 33 - 49 Oficinas 201

PBX (571) 805 06 57 Teléfono: (571) 288 03 64

www.humanas.org.co - humanas@humanas.org.co

Bogotá Colombia

Contáctenos

Nombres
Correo
Comentarios
Proyecto:Observar formar e informar para una paz con justicia de genero / Comité editorial: Adriana Benjumea, directora; María Adelaida Palacio, coordinadora jurídica; July Fajardo, coordinadora de investigaciones y Ximena Correal, comunicadora.
Copyright © 1999-2013 Intelligent Web Ver 8.3 All Work Solutions Ltda. Todos los Derechos Reservados - www.pazconmujeres.org